sábado, 25 de enero de 2014

Sabrosa Pasión



Texto y narración: Diego Alejandro Majluff.
Tema musical: Moliendo café, de Hugo Blanco.


Aunque tengo esposa y porvenir, mantengo una sabrosa y caliente relación paralela. Durante el día puedo sobrellevar la tentación del encuentro clandestino. Helena es de hacerme muchos mimos durante la siesta. En cambio a la noche, después de cenar, es cuando verdaderamente pierdo el sueño por el intenso sabor y espumosa textura del café peruano.

6 comentarios:

  1. Vengo a rebufo de tu comentario en mi caseta. La historia completa me parece aún mejor.
    Bravo Diego, magnífico.
    Abrazos desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Miguel, gracias por tu visita a mi blog! Tu microrrelato disparó al mío.
      Recomiendo a todos visitar el blog de Miguel jiménez salvador:
      http://arktos-themis.blogspot.com.ar/2014/01/a-presion.html

      Eliminar
  2. Hay infidelidades más que comprensibles...
    Buen micro, Diego.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué te parece! Yo lo comprendo mucho a este muchacho. Es una infidelidad de lo más transparente. Así da gusto deambular de noche por los bares.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Muy bueno Diego, más con el complemento de la lectura del texto en tu voz. Me gustó el racconto de esta sabrosa pasión. (La mía también es sabrosa pero más tirando a verde, porque soy una matera empedernida ;) )

    Nos leemos, M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariángeles, me gusta narrar los textos, y a la vez es una manera de hablar con la gente que visita el blog.
      Me gustaría mucho trabajar en una radio, pero reconozco que no tengo buena voz.
      Algunas de mis grabaciones tienen "aspecto" de piloto, o de cómo encararía yo la lectura de un cuento por radio, con su correspondiente musicalización.
      Respecto al mate, yo soy de tomar muchos. A veces, cuando mi hijo no se duerme de noche, con mi señora ponemos la pava al fuego y, mientras tomamos mate, contamos ovejitas, estrellas fugaces, verificamos la sincronización de los semáforos de la esquina (el otro día nos pareció que había un segundo de diferencia).
      Saludos y gracias por tu lectura y visita al blog.

      Eliminar