viernes, 17 de enero de 2014

Instrucciones para olvidar a una mina




Sabiendo de mi amistad con Armando Puccio, me han solicitado algunos de los textos escritos por él.
Sabiendo de mi fidelidad en la custodia de sus trabajos, y que jamás verían la luz las hojas escritas por él durante tantos años, editores inescrupulosos han depositado un billete de cien pesos debajo del pocillo de mi café, en el bar Enrique, para que yo cediera y entregue alguno de los escritos que mejor se adaptaran a los suplementos de verano de los diarios y revistas.
Al leer estas instrucciones, no crea el hombre que deban ser ejecutadas tan fervientemente: queda al libre albedrío aplicar la experiencia propia o dejarse influenciar por el resentimiento ajeno.
Le aconsejo al lector -y al oyente- que tome como una nota de humor las siguientes: 

Instrucciones para olvidar a una mina

· Siga usando los mismos perfumes, ropas, cama, marca de preservativos, etcétera. No usarlos acarrea un recuerdo aún mayor. La cotidianeidad, además de extinguir la pasión, también es un buen remedio para el olvido.
·  No culpe ni delegue responsabilidad a la divinidad: es un tema menor para semejante entidad, y el trámite por desilusión o desamor será tratado por delegaciones celestiales diferentes, como San Antonio para conseguir novia o novio, que no actúa directamente en la situación tratada en estas instrucciones; o San Expedito para lo imposible, lo cual es un poco extraña su función y no hace más que generar una apagada esperanza, como el caso de los piolas que le piden no morirse. Hay quienes prefieren vivir de la esperanza aún sabiendo que no existe solución, o que nunca serán correspondidos en el amor. De todas las Oficinas Celestes, yo prefiero una charla directa con el Patrón, es mucho más terapéutico y menos burocrático.
· No busque equivalentes fuera de la especie humana. De mal gusto es reemplazar o anteponer al nombre de una antigua novia, el nombre de una subespecie animal, como por ejemplo: gato, loro, víbora o vaca.  
·  No rece por la mina que perdió, mejor busque otra.
· No se suicide. El suicidio es un gran gasto y movimiento para toda la familia, sobre todo para los parientes que viven en otras localidades. Habrá primos segundos que ni se acordarán de usted, y estarán varias horas tratando de memorizar quién era su padre, quién era su madre, “¿nieto de la que se fue a Buenos Aires?”, y lo más probable es que se concluya diciendo que “ya de chico ese muchacho fue siempre medio rarito”.
·  Si se fue con otro hombre: no use la degradación hacia el otro, ni tampoco use al otro para compararse delante de sus amigos. Aunque la comparación, la diferencia entre los humanos, siempre es inevitable, úsela pero en su interior.
·  Si se fue con otra mujer: es igual de aplicable al punto anterior, y no trate de encontrarle una explicación a algo que no le corresponde. Así son las mujeres y entre ellas se entienden. *1


*1. Así son las mujeres y entre ellas se entienden. Afirmación de carácter machista y vulgar. Los editores y quien ha cedido el texto se declaran en desacuerdo con el inciso señalado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario