viernes, 6 de septiembre de 2013

Inocencia


Nos comíamos a besos
saboreándonos el paladar
con la carne magra,
del uno y del otro.

Nos comíamos a besos
disfrutando el placer
de la carne virgen,
sin la sazón de la exigencia.

Nos comíamos a besos
sin los condimentos que convierten
la carne viciada en carne magra,
la carne experta en carne virgen.

5 comentarios:

  1. El beso es uno de los gestos que más significados puede tener.
    Un hermoso poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. ¡Y te digo que es muy terapéutico!
      Te doy muchas gracias por haber visitado mi blog.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Sublime contenido de belleza en éste poema que es una sifonía de emoción y recuerdo.
    Que importantes y dulces son los recuerdos de los primeros momentos eróticos. Tan buenos como los mejores.
    BRAVO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos lo has dicho, Carlos. Esos momentos no necesitan ningún condimento. Son pasión pura. Y no es que los otros momentos no san pasionales, no, no, pero la experiencia exige.
      Muchas gracias por pasar a visitar mi blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Recomiendo la lectura de estos dos blogs que sigo: Entre montones de libros http://entremontonesdelibros.blogspot.com.ar/, de mientrasleo; y http://wwwthemicrostories.blogspot.com.ar/ de Carlos de la Parra.

    ResponderEliminar