miércoles, 31 de julio de 2013

Captura


La tormenta se escondió en el horizonte. Y fue al atardecer, que el Sol cayó en la trampa.



8 comentarios:

  1. Genial ese sol siguiendo a la tormenta Diego.
    Abrazos desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Miguel, por tu visita y lectura! Un saludo desde Pergamino, Buenos Aires.

      Eliminar
  2. Fotografía y texto maravillosos, se complementan a la perfección. Chapeau.
    Un abrazo Diego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, muchas gracias por tu lectura. Cayó en la trampa el pobre sol.
      Un saludo desde Pergamino.

      Eliminar
  3. Es misterioso el cauce trazado por la vida. Y lo reconfortante en ello es que aunque caiga en la trampa, vuelve a liberarse para calentar cada mañana. Hermosa reflexión ! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juansi, gracias por haber pasado el blog. La tormenta no es perpetua, en algún momento libera a su prisionero.
      Saludos desde Pergamino, Buenos Aires.

      Eliminar
  4. Me parece muy bonito y evocador. Cuánta potencia en tan pocas palabras. Un abrazo, Diego!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba, ¿cómo andás tanto tiempo? Muchas gracias por tu lectura. Hoy a la tarde, volví a ver el sol como la vez que se me disparó la idea de este micro.
      Saludos desde Pergamino y gracias por tu visita.

      Eliminar