lunes, 24 de junio de 2013

Actor onírico


Como cualquier actor sabe, es fundamental que el espectador no pierda el vínculo entre el escenario y la imaginación. Con una mala representación onírica uno puede quedar desocupado, y el costo, en el gremio de los sueños, suele ser el olvido.
Los libretos y las escenografías se repiten frecuentemente, sólo un poco más de énfasis en algunos discursos para resaltar, según corresponda, la angustia o la alegría. Repetidos son los casos del que sueña que está en un lugar desconocido pero con un paisaje conocido. O al revés.
Hoy en día, con una buena terapia, un actor puede quedar a la deriva, sin empleo. Aunque lo de buena terapia es relativo. En varias oportunidades me han interrumpido de la tranquilidad del camerino con un: “ponete peluca, hoy te toca hacer de Barbie”. Entonces, cuando algo así sucede, no hay porqué asustarse: el soñador renovó el deseo -y el psicólogo no pierde un paciente-.
El rol pornográfico es el más solicitado.  He representado todas las variantes que la fantasía propone; interactué con la panadera, con la cuñada, con la esposa de Iñiguez, con la cuñada y con la esposa de Iñiguez también.
Reconozco que estoy viejo y cansado. Los nuevos actores oníricos podrán resistir el Edipo mejor que yo, en esta época de madres tan jóvenes e insaciables. Y mientras tanto, mientras espero mi jubilación, el papel del que corre desesperado y no avanza nunca, no me desgasta en absoluto.

6 comentarios:

  1. Íñiguez ya le ha de estar preparando unos chocolatitos laxantes para dejárselos en el camerino a éste actor, con dedicatoria de alguna admiradora. Ése si que resultará teatro de comedia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Qué te parece, Carlos!! Recién volví a actualizar la entrada al blog para incorporar el audio. Como siempre, gracias por la lectura y visita al blog.

      Eliminar
  2. Muy bueno lo de "interactuar" je je.
    Abrazos desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... yo lo envidio al actor este. Ja. Saludos y gracias por la lectura y visita al blog.

      Eliminar
  3. No se me antoja una profesión tan extraña como a primera vista pudiera parecer. Buenísimo el texto y el registro. Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hay gente para todo! Pero te voy a contar algo. Hoy a la mañana, cuando me desperté, me acordé del texto porque a la madrugada soñé que estaba en un lugar que yo sabía cual era pero el entorno era diferente.
      Un abrazo y gracias por tu visita al blog.

      Eliminar