viernes, 19 de abril de 2013

La memoria y las palabras

    Quiero compartir con todos ustedes un cuento escrito y leído por mí. Agradezco las sugerencias y comentarios que he recibido durante el mes de abril.  Incluyo, además del audio, el texto para los amigos que tengan dificultades en la conexión a Internet.
Al finalizar la narración podrán oír el tema Homenaje a Bach, del músico argentino Ricardo Vilca.

Ir a descargar

Ricardo Vilca (Fuente: Wikipedia)


La memoria y las palabras
La correntada de aire entró por la ventana de la sala de música que Helena abrió para ventilar el vaho de vicio y encierro. Los olores fueron siempre sus enemigos, pero más aún lo fueron cuando la panza empezó a crecer semana a semana y sus sentidos, más agudizados de lo habitual, llegaron al punto de la saturación ante el mínimo estímulo.
La correntada se filtró por el pasillo y viajó hacia mi escritorio, donde yo había dejado el borrador de la columna humorística que debía entregar a la editorial.
Desde la puerta de mi estudio y con la penumbra del velador, divisé un fenómeno que llamó mi atención. Las hojas de mi borrador parecían no estar sujetas a las leyes gravitacionales: el viento las había volado pero no caían, permanecían suspendidas en el aire. Las hojas tenían la liviandad de un peso que se despoja. Ante el fenómeno, pensé en un cansancio mental excesivo o en una ilusión óptica. Encendí un cigarrillo y me acomodé a un costado de la biblioteca, atento por si Helena llamaba. Aunque me vi tentado de advertirle sobre la rareza que estaba presenciando, no creí conveniente interrumpirle el aria que interpretaba con la viola.
Luego, observé que en el centro de mi escritorio, traviesas palabras se tomaban de las manos formando una ronda, de la misma manera que, cuando yo era niño, veía en los dibujos de los libros escolares a la "señora A" y al "señor I" formando un diptongo. 
-Es mi propia escritura la que está jugando- me dije.
Dos integrantes de la ronda, "corrupción" y "política", términos que había adoptado en el texto para ironizar a un personaje, danzaron en el medio de la escena, se miraron y golpearon las palmas de sus manos: derecha con izquierda, izquierda con derecha. Luego se separaron y volvieron a la ronda.
La diversión continuó. En cada exhibición yo disfrutaba de alguna representación imaginaria. Por ejemplo, la sinalefa entre "había" y "algunos" era muy musical porque me imaginaba que Helena, con la viola, sincopaba la última nota de un compás con la primera del siguiente.
Sonó el teléfono y, con el sonido inesperado de la campanilla, las palabras se alteraron. Salí del escondite al lado de la biblioteca para contestar el llamado. El editor solicitaba mi trabajo antes de la media noche, momento en que finalizaba la recepción de los trabajos.
-En un rato se lo alcanzo, don Juan- le respondí.
Las palabras parecieron sorprenderse al descubrir mi presencia, jamás habían advertido que yo había estado allí, contemplándolas. Me acerqué lentamente y todas ellas me miraron como pequeños animalitos curiosos esperando una reacción, un movimiento.
-Nos tenemos que ir…- les dije en tono muy suave.
Helena me oyó hablar y, creyendo que me refería a ella, interrumpió brevemente su ensayo. Me asomé al pasillo, fui hacia ella y le avisé que habían llamado por teléfono; le besé los labios y la panza, y regresé.
Acomodé sobre el escritorio la hoja que aún se mantenía suspendida como un suave lienzo en la atmósfera de la sala. Solemnemente obedientes, las palabras caminaron y volvieron al estado de reposo en el borrador tal cual yo las había escrito. Me asombró la destacable sumisión de las palabras tachadas que, sabiendo su incompetencia y descalificación, se organizaron de la misma manera que las escribí y a la vez deseché.
Puse mi columna humorística en una carpeta y salí a la calle. Mientras viajaba hacia la editorial, deduje que la memoria de las palabras fue fundamental en la formación de la escritura. Tal vez si el viento las volara y yo no pudiera alcanzarlas; o tal vez si alguien me callara, ellas mismas se encargarían de escribir durante la ausencia de mi pluma.

6 comentarios:

  1. Si que resulta una añoranza pedir que todo se nos escriba sólo. Pero cuando nada se nos ocurre, ni rodeado de diccionarios aparecen las palabras en el orden debido. Ahí reside el truco, en secuenciarlas.
    Debe haber mil caminos, pero el más interesante, para mi actual ver, es el de comportarnos como radioreceptor y que el relato se capte en nuestro cerebro.
    Cuando el cuento aparece así, ni uno mismo entiende porqué.

    ResponderEliminar
  2. "o tal vez si alguien me callara, ellas mismas se encargarían de escribir durante la ausencia de mi pluma."
    ¡Carlos! Siempre es un gusto que pases por el blog. Gracias por tu comentario.
    Saludos desde Pergamino.

    ResponderEliminar
  3. Al final va a ser lo que yo pensaba cuando era niña... las palabras están vivas
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias la lectura! Es un gusto saber que pasaste por mi blog.
      Saludos desde Pergamino.

      Eliminar
  4. Es precioso este cuento! Mil felicitaciones! Además el formato de audio cuento nos acerca a tu espíritu!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro, me alegro de que te haya gustado.
      El fin de semana voy a tener más tiempo, así que voy a recorrer tu blog.
      ¡Saludos y gracias por tu lectura!

      Eliminar