domingo, 24 de febrero de 2013

Retorno

    Tiempo atrás, la urbanización llegó sin respetar nuestra voluntad. El viejo granjero, segundo nivel sin escalera; la florista japonesa, vereda impar sin sol; un pastor de ovejas como yo, pasillo al fondo sin vista al monte. Con la demolición de los antiguos mausoleos, volveremos al campo libre a dormir bajo las estrellas.

6 comentarios:

  1. Deja abierta varias preguntas acerca de la muerte.
    ¿Habrá necesidad de vivienda? ¿Porqué no se alejan de ahí si no les gusta? ¿Se podrá reencarnar en un pez? ¿Sigue uno adelante ya muerto; o se queda en off eternamente? ¿Lo ves? Tu relato es raíz de un tratado cosmo científico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:
      ¡Gracias por la lectura! He leído todos los mensajes que dejaste.
      Saludos desde Pergamino.

      Diego

      Eliminar
  2. No entendí un caratzo, pero la elección de las palabras fue la adecuada para brindar un momento de placer a mis pupilas en cuanto intermediarias entre el mundo y el mecanismo cerebral que se encarga de procesar lo que por ellas ingresa. Me quedo con el título y expreso mi desconfianza, ya que el verdadero retorno se me asemeja casi como una criatura mitológica. No es posible retornar sinceramente a ningún punto ya que uno es otro, diferente a aquel que vivió las instancias hacia las cuales se pretende poner proa. Uno es otro con las vivencias que le transcurrieron en el camino al presente. Continuaría explayándome, el tema da para extenso, pero suena la campana que me recuerda la inexorabilidad del tiempo y su encaprichamiento en eso de avanzar en un solo sentido. Y en los recuerdos propios y colectivos, ah, sí, esa máquina del tiempo virtual que nos permite viajar al pasado desde la comodidad del presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Don PinguX! Déjese llevar por la fantasía post mortem. Es sólo un juego de palabras de unos tipos que, aún muertos, anhelan cierta libertad. Se ve que lo entendió al texto, sino no hubiera dado su parecer.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Bien Diego, condensas el tiempo en este relato, me gustó. La ficción provoca verdad cuando es buena.
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Manuel, qué gusto me da saber que estuviste por aquí. Gracias por tu comentario.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar