sábado, 29 de diciembre de 2012

Las dos dimensiones

   La Tierra y la aburrida voz se pierden en la lejanía. “Uno, dos y tres”, alcanzo a escuchar desinteresado.
    Desde el suelo lunar veo el azul de los océanos terrestres. Miro hacia arriba y salto hacia el planeta Marte, luego a Júpiter, Saturno y Plutón. Donde estoy, muy lejos del Sol, un escalofrío me recorre el cuerpo. “Uno, dos, tres, cinco, siete”, me gritan desde un cohete espacial.
   Tomo impulso con mis piernas y, ayudándome con las manos como si estuviera nadando, aterrizo en un gigante asteroide. “Once, el once también”, pienso.
    Un gran brazo elástico me da vueltas al cuerpo como una víbora capturando a su presa. El brazo me inmoviliza completamente y con la mano me pega cachetadas en la cara. “Números primos, números primos”, oigo confundido. Frente a mí, el universo es absorbido en forma de espiral por la boca de mi profesora que me interroga:
    -Por última vez, ¿cuáles son los números primos, Barbieri?

1 comentario:

  1. Lo leí cuando lo mandaste por mail. Un abrazo.

    ResponderEliminar