lunes, 3 de diciembre de 2012

Censura

    No lo digo por celos, pero las líneas y curvas de su arte son incoherentes para mí y, al parecer, para ellos también porque no dudan en reprimirlo cubriendo de blanco los garabatos que hizo en la pared de nuestra habitación. Podrían haber esperado un poco más para pintar, al menos por ahora que está aprendiendo a caminar y deja las huellas de sus manitos en toda la casa.

2 comentarios:

  1. El año pasado (2012), la escuela de Estética de Pergamino me dio un diplomita por Censura.

    ResponderEliminar
  2. Para cuándo un programa en la radio???

    ResponderEliminar